Recent Posts

sábado, 14 de febrero de 2015

Perfidia


Me dijiste que me amabas, y yo te correspondí con el mismo celo durante todo el tiempo que estuvimos juntos. Accedí a todos tus sueños y anhelos, incluso a tus deseos más recónditos. Te hice disfrutar como nunca antes lo habías hecho. Repetías sin cesar que yo era el mejor, que por nada del mundo me cambiarías por otro. Aún recuerdo cómo me devorabas con la mirada en nuestros furtivos encuentros. Siempre que tus obligaciones te lo permitían buscabas un rato para quedarte a solas conmigo, para gozar de mi compañía.
Al poco, rompiste tu promesa de fidelidad, incapaz de resistirte a tu lujuria. El frenesí por este vicio voraz te pudo. Sé que ahora estarás deleitando la ambrosía del primero que se te haya puesto por delante, igual que hacías antes de conocerme y seguirás haciendo con todos los que vendrán después de mí. Pues ya no soy más que un vago recuerdo en tu mente, un fantasma del pasado que va cogiendo polvo y llora la amargura de saberse traicionado, abandonado, despojado de tu amor. Pero no olvides jamás que fui único e irrepetible, que le di algo de sentido a tu vida aunque sólo fuera por unos breves instantes de placer. Recuérdalo cada vez que tus finas manos pasen las páginas de mi sustituto.

0 comentarios:

Publicar un comentario