Recent Posts

viernes, 23 de octubre de 2015

El asedio



Sobrevivir no fue fácil en medio de aquel desastre. Encerrado en mi propia casa, resistí el asedio como buenamente pude. Pronto me quedé sin luz ni agua. La comida duró algo más. Cuando por fin aquellos seres inhumanos comenzaron a invadir la vivienda supe que todo había acabado. Corrí hacia el balcón y me arrojé a la calle. Mejor estar muerto que desahuciado por el banco.


4 comentarios:

Jorge Valín Barreiro dijo...

Me has engañado completamente, parecía un relato de zombis o algo por el estilo pero es mucho más actual. Muy bueno Enrique. Saludos.

Ana Madrigal Muñoz dijo...

Me ha pasado como a Jorge. Creia que estaba ante alguna invasion terrorífica y nos cuentas una historia muy real y por desgracia más temible que los muertos vivientes. Enhorabuena, Enrique

Ricardo Zamorano Valverde dijo...

A mí no me ha pasado como a Jorge y Ana. Desde el principio sabía que se trataba de un desahucio, no sé por qué. No sé si ha sido porque no era tu intención ocultarlo o porque no es el primer relato tuyo que realiza una crítica mordaz e ingeniosa a la sociedad actual. Una historia dura y que golpea directamente en el corazón, narrada en tan solo unas pocas líneas.
Abrazo, Enrique.

Tara dijo...

Hola Enrique...pues me ha pasado lo mismo que a los compañeros Ana, jorge y Ricardo...una situación engañosa...eso quiere decir que tu micro impactante ha funcionado. Y sí, un desahucio del banco, es una condena.
Oye, que soy Isabel Caballero...leí en uno de los comentarios a las historia de Jorge que preguntabas por mí...pues por la misma causa que tú me borré de TR...troleos (no a mí, a varos compañeros) ambiciones absurdas de rankins, faltas de respeto, mentiras, duplicidades...pero vamos, sigo escriendo en mi blog...por aquí me tienes Enrique. Un abrazo.

Publicar un comentario